Emotiva Gala Lírica en Arakur

Screen Shot 2015-04-08 at 11.54.56
Convocatoria Coro y Ensamble del Fin del Mundo
8 April, 2015
Carmina Burana - coro del fin del mundo
Exitosa actuación del Coro del Fin del Mundo en Rosario
1 October, 2015
Mostrar todos

Emotiva Gala Lírica en Arakur

DSC_2526_web

El pasado jueves 17 de septiembre se desarrolló en el hotel Arakur la Gala Lírica 2015 que, íntegramente organizada por la Fundación del Coro del Fin del Mundo, contó con el apoyo de varios sponsors, entes gubernamentales y una gran concurrencia de público que se deleitó con el espectáculo de los artistas invitados del Teatro Colón: la soprano María Goso, el tenor Duilio Smiriglia y el pianista Marcelo Ayub, quienes fueron acompañados por el Coro del Fin del Mundo, todo bajo la dirección del maestro Pablo Dzodan.

Antes de comenzar el concierto la Gala fue presentada por el periodista y escritor Manuel Valdivia, que resaltó el enorme trabajo del Coro del Fin del Mundo a través de una interesante alegoría en la que rescató a los pueblos originarios de Tierra del Fuego y su relación de éstos con la palabra “PEMAULK”, a quien consideraban el Dios supremo. Y recordó a Ann Chapman, quien dijo en su última visita a Ushuaia que “el más grande legado del pueblo Shelk´nam a la humanidad, fueron los cantos de Lola Kiepja”.

En esa noche mágica ante le presencia de un Salón Magallanes casi lleno, quedó evidenciado todo el trabajo y el esfuerzo que viene haciendo el Coro del Fin del Mundo.

En tanto, el director del Coro del Fin del Mundo comentó que la Gala forma parte de una serie de trabajos que realiza la Fundación, la cual entre otros objetivos  intenta traer definitivamente el género operístico a Tierra del Fuego.

Bajo esa premisa el espectáculo se desarrolló de modo muy dinámico priorizando la acción dramática. La velada comenzó contundente con “O Fortuna Imperatrix mundi” de Carmina Burana (Carl Orff), la cual fue interpretada con gran solvencia por el Coro del Fin del Mundo.
Luego se incorporó el elemento más novedoso para esta agrupación coral y para la música fueguina, realizando la primer escena del “Elixir de amor” de G. Donizzeti, (Ópera de G. Donizzeti) donde el público aplaudió en reiteradas ocasiones a la vez que no se pudieron contener las risas.

El aria “Quanto e bella e quanto e cara” fue un momento donde Duilio Smiriglia supo caracterizar muy acertadamente el rol  de Nemorino, y su compañera Maria Goso interpretó a la desenfadada Adina con gran simpatía. Las participaciones del Coro del Fin del Mundo bajo la mano de su director Pablo Dzodan fueron muy precisas y contundentes, dando el ingrediente de gracia que cerraba la escena elevándola a un nivel donde el teatro y la música se funden para dar un espectáculo integral que envuelve al público en la trama de la comedia cantada.

Los momentos más destacados de la soprano tuvieron lugar con La Habanera, de Carmen (Bizet), el “O mio babbino caro”, de Puccini, y en la segunda parte el brillante “De España Vengo”, de El Niño Judío (Luna), donde con gracia y ligereza realizó provocativas coloraturas propias del floreo español que permitieron el lucimiento de una voz muy equilibrada.
El tenor Smiriglia también se lució en “Granada” (Lara), arrancando calurosos aplausos en el bis con “Nessun Dorma” de Turandot (Puccini).

Marcelo Ayub, que en todo el concierto hizo sonar colores orquestales a través del piano, se lució con “Malagueña” (Leucona) mostrando su destreza técnica e interpretativa.

El concierto finalizó con el célebre “Brindis” de Traviata (Verdi) con el dúo de solistas mas el coro, terminando así un concierto transformado en festejo, que fue ovacionado largamente por el público asistente al que se le regalaron los tan solicitados bises.

El espectáculo, que contó con un numeroso público, fue muy emotivo, lo que pudo medirse en los aplausos sostenidos y de pie que dio la gente en agradecimiento y valoración del trabajo del Coro, y de la presencia de los artistas invitados quienes llenaron con su trabajo las expectativas de quienes concurrieron a esta Gala Lírica.

Fuente: Diario del Fin del Mundo